Mi experiencia trabajando en una librería

18 de junio de 2017

¡Hola ciudadanos! Que ganas de que sean ya las vacaciones... ¡tan solo tres días y ya estaremos en ellas! Para mí significa decir adiós a mis estudios y adentrarme, si tengo suerte, en el mundo laboral de lo que realmente me gusta hacer. Ha sido un año lleno de experiencias y, una de ellas, la he vivido gracias a mis prácticas. Durante tres meses he estado dentro de una librería de mi ciudad y, como bloguera, lectora y amante de los libros, uno de mis sueños es poder montar mi propia tienda pequeñita de libros, y he podido ver que tenerla y que se mantenga no es nada fácil. Por ello, y porque me dijisteis que os gustaría, hoy quiero contaros mi experiencia trabajando en una librería y lo que he visto/pienso de ello. ¡Vamos allá!


Trabajar en una librería puede ser algo fantástico. Estar rodeada de libros, olerlos, tocarlos, recibir un montón nuevos... Y con recibir un buen montón quiero decir recibir un buen montón, literalmente. Algo que me ha llegado a chocar y mucho en este tiempo, es la cantidad de editoriales o sellos que existen y desconocía, que tratan diferentes temas y que publican, cada semana, cientos de libros. En la librería era frecuente ver, cada día, unos cuantos camiones que dejaban varias cajas, tanto pequeñas como grandes, llena de libros. Si os pudiera mostrar la cantidad de cajas que nos dejaba el muchacho de Penguin Random House en tan solo una semana, os quedábais de piedra. 

Allí vivían libros para todas las edades, desde los más pequeños hasta los lectores mas asiduos, y libros para todos los gustos: política, historia, ficción, juvenil, fantasía... Y, claro, una de mis misiones era abrir todas esas cajas y empezar el trabajo de ponerle fecha a los libros y etiquetarlos como novedades. Desconozco si en otras librerías fechan los libros, pero la razón que hay detrás de eso es la devolución. Que una librería reciba tantos libros es señal de que tiene bastante variedad, pero no es algo que celebrar. ¿Cuánto cuesta ese libro que estás deseando comprarte? Pues imagínate ese precio multiplicado por 100, en los casos más extremos. ¡Y tan solo un reparto! ¿Cuánto dinero al mes te cobraban esas editoriales y distribuidores por tener allí los libros? No hace falta hacer cuentas, porque os lo diré con una palabra: elevadísimo.

Esa es la parte más tediosa de tener una librería, y también la más peligrosa, porque como no tengas cuidado y estés atenta, te arruinas en un par de meses. El caso es que en la librería que me encontraba había mucho espacio y libros por todos lados, por lo que devolver esa gran cantidad de libros antes de que te los cobrasen era una rutina que parecía no tener fin. Horas y horas, contadas en diferentes días, eran las que me pasaba haciendo lo siguiente: recorrer cada estantería del local, abrir el libro para ver la fecha que tiene, cogerlo si ya era para devolver, juntarlo con otros libros de la misma distribuidora, meterlos en una caja, pasarlos por un programa especial que tienen los libreros, cerrar la caja, poner la dirección a la que se va a mandar y llamar a la persona encargada de recogerlos cuando se amontonaban, o bien en el almacén, o bien en la entrada. Era un no parar constante. Y es que, encima, cuando estabas devolviendo, llegaban y llegaban mas cajas, con títulos que te interesan tener y los conservas, pero también con títulos que no quieres y tienes que devolver, juntándose el hambre con las ganas de comer. 

Y luego está la parte de los distribuidores. Tienes que reunirte con ellos, hablar, decidir las novedades que quieres. Y pelearte un poco porque te pueden llegar a mandar hasta 50 ejemplares de un mismo libro cuando les has dicho una y mil veces que te manden solo un par de ellos. Trabajar en una librería es algo costoso, que requiere mucho esfuerzo y tiempo. Se ha dado varios casos en los que la dueña de la librería, la que ha sido mi tutora laboral, se ha tenido que quedar a comer en la librería para poder acabar con el montón de cosas que tenía encima.

Pero bueno, yo me quedo con el disfrute cada vez que veía a alguien comprarse ese libro que tiene ganas de leer, esa emoción de ver llegar nuevos libros y de poder tocarlos, de ojear esas novedades que a más de uno y una nos tiene los bolsillos pelados. Como amante de la literatura, ha sido una experiencia grata ne la que me he podido rodear de libros de toda clase y aprender muchas cosas. He estado en una librería, pero también he estado en la feria del libro, otro caos absoluto. Pero el amor que una siente hacia los libros hace que, a pesar de que tienes que estar ordenando estanterías, colocando nuevos libros, quitando los más viejos y peleándote con las editoriales y los distribuidores, es una sensación muy chula y que se agradece con los comentarios y la ilusión de la gente.

No sé muy bien si todo esto que os he escrito hasta ahora puede contaros cómo han sido, para mí, esos tres meses de prácticas. No soy librera y mis prácticas no tiene nada que ver con eso. La librería en la que estaba no solo era eso, sino que también era cafetería y un espacio cultural donde se realizan, día tras día, muchas actividades: desde clubes de lectura, hasta presentaciones de libros o micro teatros. Esa es la parte que yo he estudiado y está más acorde con lo que tenía que hacer, pero en realidad estaba metida en ambos mundos. Y, sí, estar en una librería es maravilloso. Pero hay que ver y tener en cuenta que tenerla es algo muy costoso.

¿Qué me decís? ¿Tenéis alguna experiencia vosotros en una librería?

11 comentarios:

  1. Holaaaa!!
    Ayyy me encantó leer esta entrada y conocer tu experiencia!! Trabajar en una librería es algo que tengo que hacer algún día, sin importar el período de tiempo. Tengo que hacerlo jajajja

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Amé leer tu experiencia.
    Sin duda un lugar en el que me gustaría trabajar por un tiempo es en una librería.
    ¡Saludos! Te comencé a seguir, me encantó tu blog.♥

    ResponderEliminar
  3. Hola, Sandra:

    Esperaba esta entrada como agua de mayo y debo decir que me ha encantado leerla. Me ha resultado muy curioso lo de fechar los libros. Nunca se me hubiera ocurrido, aunque me parece algo muy práctico para el tema de las devoluciones. ¿Cómo lo hacías? ¿Escribiendo con lápiz en una esquinita? ¿Venía en la etiqueta donde le poníais el precio?

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    ResponderEliminar
  4. Hola
    Uff eso de devolver los libros debe ser un tormento, andar checando que no se te haya ido ni uno (ya nunca voy a volver a cambiar de sitio los libros que no me lleve en la libreria XD)

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Hola! Que experiencia más chula, y la librería es preciosa!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Que lindo que hayas tenido esta experiencia a pesar de los contras que mencionas :P No me había puesto a pensar nunca en que hacían las librerias con los libros que no se vendian, suponía que solo quedaban hay hasta que lo hicieran pero ahora que lo pienso seguro se llenaría enseguida el lugar si fuera de ese modo :/
    Yo tengo muchas ganas de trabajar en un libreria, capaz lo haga este verano :D Pero ser dueña de una libreria ya es otra cosa, para la que no estoy preparada :P
    Gracias por contarnos tu experiencia, un beso enorme <3

    ResponderEliminar
  7. Holaaa
    Hace mucho que no me pasaba por acá. La verdad es que desde hacia bastante yo he tenido el sueño de tener una cafetería con una librería
    Aunque los precios me asustan bastante espero llegar algun dia a conseguir mi sueño.
    Parece realmente entretenido y bueno a ver que.
    Saludos <3

    ResponderEliminar
  8. Holaaa

    Creo que a todas las personas que son amantes de los libros han querido trabajar en una librería o montarse una propia jejeje A mí me encantaría. No sabía exactamente cómo funcionaba todo, pero estaba claro que su parte de trabajo duro tendría, como todos.
    Me alegro que hayas tenido esta oportunidad y que la hayas decidió compraros con todos :)
    Un abrazo^^

    ResponderEliminar
  9. Pues sí Sandra.... creo que has cumplido un sueño que a muchos de nosotros no nos importaría experimentar... Es más, creo que nos has dejado con los dientes largos, largos de envidia... ;)
    Un saludo bien fuerte!!! ;)

    ResponderEliminar
  10. Hola! Tu experiencia suena interesante! No se, nunca he pensado en trabajar en una librería, pero cuando lo cuentas de esa forma, dan ganas de probar la experiencia.
    Saludos y besos!

    ResponderEliminar

¿De verdad? ¿me vas a dejar un comentario? *O* ¡Muchísimas gracias! Eso sí, no puedo dejar que pongas cualquier cosa y, es por ello, que hay unas pautas que se deberían seguir:

1- Permito algún comentario con enlaces a tu blog, pero solo UN COMENTARIO. No vale que me pongas tu blog en todos los comentarios que me vas dejando. Por supuesto, a los comentarios que solo se dedican a poner "Hola! Me he abierto un blog nuevo, ¿me sigues?" no les haré caso.

2- Como es normal, no todos podemos tener los mismo gustos. Este blog contiene reseñas de libros y, con ellos mi opinión. No todos vamos a pensar igual, por eso pido que respetes la opinión de los demás. Si a ti te encanta un libro y a mi no, lo tengo que decir, pero no permito que se me falte el respeto y tampoco a otros visitantes porque haya dicho algo que no te gusta. Esto es así y hay que aceptarlo, te guste o no.

Y ahora una aclaración:

Leo todos y cada uno de los comentarios que me dejáis, pero si no respondo es porque sois bastantes y me llevaría mucho tiempo hacerlo. Me paso por vuestros blogs diariamente para comentaros en vuestras entradas. Si no me veis, perdón porque os habré saltado sin querer, ya que no puedo estar pendiente de todos, pero intentar, lo intento.

¡A dejarme un lindo comentario! >.<